Home

“Una leyenda japonesa dice que cuando dos personas están destinadas a estar juntas, están unidas por un hilo rojo invisible que tienen ligado al dedo meñique de la mano. ¿Por qué lo tenemos en el dedo meñique y no en otro?, no lo sé. Y menos como se sabe que es rojo si resulta que es invisible, pero eso no importa. El caso es que tiene el poder de atar dos personas para siempre, por más lejos que estén una de la otra, y por más diferentes que nos parezcan.”

Introducción estupenda a la atípica y deliciosa comedia romántica del dramaturgo catalán Guillem Clua,  “Smiley, una història d’amor“, cuyo estreno mundial tuvo lugar el 29 de noviembre de 2012 en la Sala Flyhard del barcelonés barrio de Sants, poco más de un año después de haber sido interpretada en versión reducida  (40 minutos)  en el I Torneo de Dramaturgia del Festival Temporada Alta de la ciudad de Girona. Una obra que versa sobre el AMOR y la complejidad emocional, a través de dos únicos personajes, dos jóvenes que quieren enamorarse.

Protagonizada por Ramon Pujol y Albert Triola, bajo la delicada, sutil y brillante dirección de Clua, Smiley  nos hace participar e implicarnos emotivamente en el nacimiento de una relación sentimental entre dos homosexuales. Uno, Àlex, el típico gay escultural, asiduo del Circuit  y socio del Bar Bero del Gaixample barcelonés. El otro, Bruno, arquitecto, intelectual, que prefiere el ambiente del Raval y La Penúltima. Dos hombres dispares que, pese a sus divergentes personalidades, están unidos por ese hilo rojo invisible que es el amor.

Tras la función del pasado viernes, me atrevo a afirmar que Smiley no sólo nos cuenta una historia de amor, sino que realiza una estupenda fotografía del mapa emocional de nuestra generación, adentrándonos en su complejidad hasta dejar al  desnudo nuestras emociones más íntimas, especialmente, en lo que se refiere al  sentimiento de vulnerabilidad que experimentamos, más allá de cual sea nuestra orientación sexual, cuando nos enamoramos de alguien.

El sublime texto y la dirección de Clua, junto a la autenticidad de ambos personajes, consigue, sin artilugios, hacernos copartícipes de la historia, del tira y afloja con el que, poco a poco y sin darse cuenta, Àlex y Bruno tejen su relación. Y lo digo yo que, a modo de clienta del Bar Bero, sentada en una mesita bebiendo una cerveza y saboreando unas palomitas que nos sirvió Álex, participé, aún sabiéndome dentro de un guión teatral, de la complicidad de sus miradas, de sus inquietudes, de sus miedos y sus anhelos, sin poder ni siquiera por un momento sentirme fuera de la historia ni poder obviar un solo gesto de empatía ante sus confesiones más íntimas.

Smiley consigue así, de modo sutil y divertido, hacernos conectar con los personajes para obligarnos a reflexionar sobre todos aquellos tópicos, carencias y miedos que entorpecen o dificultan nuestras relaciones y  emociones, hasta el punto que la historia que nos cuenta se convierte en una rememoración de momentos vividos en que nuestros complejos  y estructuras caducas fueron el factor determinante para que nuestras propias historias no llegaran a funcionar.

Una comedia actual y atemporal que, como tantos otros espectadores, he incorporado ya a mis obras de teatro esenciales y que se ha convertido en un texto imprescindible sobre el amor. Una obra indispensable que os recomiendo, ardientemente, vayáis a ver,  a poco que podáis programaros durante las cuatro únicas semanas que la obra estará en cartel en el Espai Lliure de Montjuïc (del 14 de febrero hasta el 10 de marzo), después de haber agotado las entradas durante los poco más dos meses que ha estado en la Sala FlyHard, productora del espectáculo.

Foto: Sala Flyhard (Detalle del cartel de Smiley)

Anuncios

Un pensamiento en “Smiley

  1. Debe ser muy buena, pues destila humanidad, es a la conclusión a que llego después de leer tu comentario. Mereceria la pena verla!!

Enriquece nuestro contenido con tus aportaciones y comentarios. Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s