Home

Me gusta la Navidad! Sí, sí y sí a mí me gusta la Navidad. Y me gusta por todo lo que conlleva, por su magia, por su liturgia en el sentido más pagano, por las emociones que mueve y por su espíritu. La Navidad es uno de esos momentos mágicos que se repiten y espero cada año, desde que tengo uso de consciencia. Es la forma más bonita de terminar un año y empezar el siguiente.

Pasando por alto su significado espiritual y religioso e incluso las muchas opiniones que la ligan a lo peor de las sociedades capitalistas – opulencia, consumismo, hipocresía – creo que es una época del año que la mayoría de nosotros concebimos como un momento especial. Es un período que nos importa mucho, en el que las palabras “compartir”, “reunión” y “compañía” se llenan de significado para cada uno de nosotros, incluso sabiendo que cuando se acaben las fiestas estaremos hartos, muy hartos, de gastar, de cocinar, de recibir, de sobremesas interminables y de esas comilonas que tardamos cuatro meses en digerir y asimilar.

Pero, dejando a un lado su aspecto más banal, centrado en  la superficialidad, la diversión, los festejos y las celebraciones, la ostentación y la abundancia malentendidas, las comidas copiosas y el derroche desmesurado, y aún siendo consciente que para muchos puede ser una época triste –  falta de seres queridos, falta de recursos, balance insatisfactorio de cierre de año –  yo ensalzo la Navidad. Y la reivindico por las luces, los colores y los adornos que llenan nuestras ciudades, hogares y mesas; por el recuerdo de los que ya no están pero que vuelven a estar presentes en todas nuestras conversaciones y memorias; por las ganas y esfuerzo para reunir a familia y amigos; por el deseo de ofrecer y recibir con ilusión; por su alegría infantil  y por esa solidaridad que despierta.

Y es que la Navidad tiene espíritu mágico. Sólo hace falta recordar nuestra infancia para tomar consciencia de ello. De hecho, aunque atrás, muy atrás, queden aquellos días de impaciencia e ilusión desmesurada, contados en un calendario de adviento interminable, esperando la llegada bien de ese gordinflón encantador de Papá Noel bien de los Reyes Magos de Oriente, sólo con hacer volar nuestros recuerdos sabemos que ese espíritu mágico existe. E, incluso hoy, viendo a nuestros hijos, sobrinos, nietos o cualquier niño escribiendo su carta a los Reyes, entregándola al paje real o disfrutando de la cabalgata de Reyes, constatamos que vale la pena.

El espíritu de la Navidad trae consigo, inexorablemente, el compartir. Y esto es lo que me gusta más de ella, porque saca lo mejor de cada uno de nosotros, porque nos convierte en niños, porque nos sensibiliza con quienes carecen de lo que nosotros tenemos.Y porque, aunque sólo sea por unos días, nos humaniza y nos hace mejores personas.

Murmuris os desea felices fiestas y un 2013 lleno de espíritu navideño.

Anuncios

2 pensamientos en “Espíritu de navidad

  1. A mi la Navidad como concepto me gusta, me gusta mucho, pero para mi Navidad son todos los dias del año, cada dia al poner el pie en el suelo, intento que sea Navidad, para mi y para la gente que me rodea, compartir, amar, ser feliz ¡Pensar que tengo 24h por delante para disfrutar de la vida! Ese concepto de Navidad es perfecto, lo que no entiendo es que solo se acota a unas fechas en Diciembre y desgraciadamente asociadas al consumismo, es por ello que lo considero una hipocresia, nos enviamos postales, con amigos que durante el año, 364 dias, 8736 horas, ni tan siquiera nos telefoneamos, dedicando 10 minutos de nuestro tiempo para decirles que los echamos en falta, o para quedar a tomar un cafe y contar/recordar nuestras historias, Cenas cargadas de alegria y buenos deseos, concentradas en una semana que inexplicablemente no vuelven a suceder hasta el proximo año, amigos/as invisibles que no se acuerdan de tu cumpleaños, o tu santo aparecen con un regalo comprado en los chinos. Buenos propositos de nuevos cambios personales (dejar el tabaco, estudiar ingles, ir al gimnasio, perder peso……..) que duran hasta Febrero. Nos autoengañamos por que no tomamos conciencia de quien somos, ni que es lo que realmente nos importa, si lo hicieramos de verdad sintiendolo, emocionandonos, veriamos que somos personas maravillosas y que tenemos tantas cosas a compartir sin tener que comprar nada, podemos ser tan felices y hacer felices a los que nos rodean, que poco a poco haremos un mundo, mejor, mas humano, mas emocional, mas solidario y justo, si todos ponemos un granito de arena, juntos podemos cambiarlo, con generosidad, y sin reproches (el pasado ya ha pasado) cambiando nuestro presente, podemos ir a un futuro mejor. Bon Nadal y que el 26, 27…….sean Navidad otra vez.

    PD Felicidades por el blog!!

    • Estoy absolutamente de acuerdo. La Navidad tendría que ser cada día del año, esta es la filosofía que intento aplicarme día a día, con los más queridos (família y amigos) y con mi entorno social. Creo que muchos pequeños círculos y entornos de calidad, como bien dices, hacen un mundo mejor. Y construir una realidad más bonita, con más calidad humana, más sensible, más justa y solidaria es una responsabilidad que todos deberíamos asumir como una obligación diaria.

Enriquece nuestro contenido con tus aportaciones y comentarios. Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s