Home

Si tuviera que elegir un nombre, ¿cuál elegiría? Es una de las preguntas que más deben formularse en el mundo, especialmente, entre los padres. La elección del nombre es realmente una de las decisiones más importantes para la vida de una persona. El nombre nos acompaña toda la vida, nos personaliza, configura nuestra identidad y agrupa todos y cada uno de nuestros atributos, materializándonos en la mente de los otros. Porque el nombre nos imprime multitud de atributos (fuerza, carácter, carisma, delicadeza, popularidad, fragilidad, etc.) y significado. Así, teniendo en cuenta todos estos aspectos y volviendo a la pregunta, si tuviera que elegir un nombre de entre todos los nombres, elegiría David.

Para mí, David es un nombre repleto de significado, más aún, de múltiples significados y sensaciones. Es un nombre importante en mi vida, no sólo porque es el de mi mejor amigo, el del incondicional que siempre está, el de mi compañero de viaje, sinó porque, por esas casualidades de la vida, va ligado a la época intelectual, arquitectónica y escultórica que más me ha seducido de cuantas he estudiado de la historia, el Renacimiento.

David evoca mi primera gran conexión con el arte. Es el nombre de la obra maestra de Michelangelo Buonarotti, una escultura de mármol blanco de casi 5 metros de altura esculpida “ex uno lapide“, o sea, de una sola pieza cuando el artista tenía 26 años. Considerada como prototipo del héroe del Renacimiento, a través de su desnudez, simboliza los valores de la época, de esa nueva concepción del mundo y del hombre que implicó la desaparición de muchos tabúes medievales y que significó la reactivación del conocimiento y el progreso.

Esta figura colosal, que representa al Rey David bíblico en el momento previo a enfrentarse a Goliat, no decepciona, al contrario, impresiona y emociona para siempre. Personalmente, llevo gravado a fuego en mi memoria el primer momento en qué la visualicé en la Galleria dell’Accademia de Firenze, desde un pasillo en el que a, lado y lado, me observaban las magníficas estatuas de I prigioni de Micchelangelo. Fue impactante! Su mirada, su fuerza, su postura eran imponentes, majestuosas. Un momento que se convirtió en un instante indefinido cuando me acerqué a ella y desde cerca contemplé el increíble estudio de anatomía que contiene, donde la estaticidad se transforma en movimiento y la desproporción intencionada enfatiza el momento. Ese fue el momento en que, por primera vez en mi vida,pude definir la perfección.

El David es, sin lugar a dudas, la escultura más bella y perfecta del mundo. Es un gran regalo que en mayo de 1504 Michelangelo dejó a la humanidad. Un regalo de mi educación que, a su vez, me llevó a la capital del Arte, Firenze, una joya artística donde se respira, aún hoy, la grandeza del Renacimiento, ese lugar donde se produjo una revolución cultural de grandes dimensiones y una renovación de las ciencias donde el hombre salió del oscurantismo, de los miedos y del retroceso en que lo sumió el medioevo. Una ciudad que me encantó descubrir, a la que adoro volver y que me ha robado el corazón para siempre. Un gran regalo!

A David, per tota la vida que hi ha en aquesta vida al teu costat

Anuncios

4 pensamientos en “Il David

  1. Un gran post de alguien que tiene la capacidad de ir siempre más allá. Gracias por compartir tu vida.

  2. L’he vist en moltes fotografies i el trobo maravellós. Somio quan podré contemplar-lo de veritat

  3. No se si sabes, y te fijaste, al contemplarlo que cuando Michelangelo lo terminó, le pegó en la rodilla con su martillo y le dijo “e ora parla”… era tan perfecto que sólo le faltaba hablar… Genial!!!

    • Creo que recordaba la leyenda del martillazo en la rodilla, pero la asimilaba a la escultura de El Moisés. De todos modos, pertenezca a una u otra escultura, creo que el “adesso parla” se puede extrapolar a todas y cada una de las esculturas de Michelangelo Buonarrotti

Enriquece nuestro contenido con tus aportaciones y comentarios. Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s